FEBRERO

¿Sabes cuántos residuos radiactivos generas a lo largo de tu vida?

Aunque no lo creas, son escasísimos. Y sí, sabemos lo que estás pensando: "Serán pocos, pero seguro que muy peligrosos".

Pues esto sólo es cierto en parte, ya que los residuos radiactivos se clasifican en tres grandes grupos, según el tiempo medio que tardan en dejar de ser radiactivos y su nivel de peligrosidad (estos dos conceptos están directamente relacionados):

 – los residuos radiactivos de alta actividad (RAA), que fundamentalmente se corresponden con los elementos de combustible nuclear gastado;

 – los resiudos de baja y media actividad (RBMA), radionucleidos producidos en el proceso de fisión, que son los más numerosos; y

 – los residuos de muy baja actividad (RBBA), principalmente ropas, herramientas y otros utensilios contaminados en el mantenimiento de la central, que al cabo de un año se pueden gestionar como residuos convencionales.

Además de trabajar en base a esta clasificación, el pequeño volumen de residuos hace posible que la gestión se pueda realizar de una manera adecuada y segura para el medioambiente y las personas.

Los residuos radiactivos a gestionar en España, por todas las Instalaciones Radiactivas y considerando 40 años de funcionamiento de todas nuestras centrales nucleares es de 12000 m3 de RAA y 190000 m3 de RBMA.

Si nos fijamos en el caso de los residuos de alta actividad, como es el caso del combustible usado, la energía consumida por una persona en todo un año corresponde a 30 g de combustible.

Por tanto, considerando la densidad del uranio (10,97 g/cm3):

     30 [g/año] / 10,97 [g/cm3] = 2,73 [cm3/año]

De esta forma, vemos que ¡se necesitarían 100 años de generación nuclear para poder llenar un vaso de caña con combustible nuclear usado!

     2,73 [cm3/año] · 100 [años] = 273 cm3 ≈ 1 caña